Tras la muerte de Ramón Ayala, el sindicato de Peones Rurales cambió su postura con la patronales

UATRE LOGRO UN BONO DE $ 10.000 PERO DECIDIO SEGUIR EN ESTADO DE ALERTA

 (22 de diciembre) La Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) acordó un bono de fin de año de $10.000 para los 350.000 trabajadores registrados del sector que se pagará en 3 cuotas mensuales. Si bien el sindicato reclamaba un plus de 15.000 pesos, decidió aceptar la propuesta, aunque también resolvió mantener el estado de alerta y movilización. La Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) dispuso que el plus lo cobrarán los trabajadores de las actividades avícola, porcina, conductor tractorista, maquinista de cosechadoras y agrícolas que se desempeñen exclusivamente en las tareas de recolección y cosecha de granos y oleaginosas, aplicación de productos fitosanitarios, y personal permanente de prestación continua comprendido en el Régimen de Trabajo Agrario.

Con el cierre en un monto peleado (menor que lo inicialmente pedido pero que duplica el bono que del año pasado), sumado al tenso diálogo con parte de las entidades patronales, se vislumbra el cambio de perfil que se produjo en el sindicato tras el fallecimiento repentino de Ramón Ayala y la asunción de José Voytenco.

En la reunión, fue el Estado el que “hizo una propuesta alternativa que la UATRE aceptó, con reparos, y ya planea seguir con sus reclamos”, informaron en un comunicado.

El gremio terminó con una era de seguidismo político de las empresas del agro y no priorizó la convivencia pacífica en la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) o el Registro Nacional de Trabajadores Rurales (Renatre) sobre sus representados. Esta vez expuso a la Mesa de Enlace en su actitud frente a la negociación como “cerrada y negativa” y ante una posición que describieron como “inflexible”, anunciaron que el sindicato se encontraba en estado de alerta y movilización.

ULTIMAS NOTICIAS