Reclamó al Gobierno continuar con la recuperación económica y advirtió sobre la situación de las obras sociales con la segunda ola de coronavirus

CGT DUDA DE LAS METAS INFLACIONARIAS Y QUIERE RENOVAR AUTORIDADES EN NOVIEMBRE

(7 de abril) La CGT realizó una nueva reunió a su mesa chica donde reclamó “no cerrar la posibilidad de trabajar”, al tiempo que acordó convocar a un Confederal para la renovación del consejo directivo antes de fin de año, aunque habrá que ver cómo se desarrollan los hechos en términos sanitarios en el medio de la pandemia. Asimismo, advirtió sobre la marcha de la inflación y puso en duda que se cumpla la pauta inflacionaria del 29%, que está directamente relacionada con las negociones salariales. También hizo referencia al impacto que puede generar la segunda ola en las obras sociales.

Los dirigentes coincidieron en cerrar filas en el reclamo de una economía que siga funcionando a pesar de la segunda ola de Coronavirus. “No queremos que se deje de trabajar”, señalaron como ya había reclamado el gremio de la construcción (UOCRA) junto con las cámaras empresarias.

Relacionado con esto, los secretarios generales analizaron el desarrollo de las variables económicas, poniendo en duda el pacto de precios y salarios impulsado por el Gobierno y hasta abre un manto de sospecha sobre la pauta salarial anual que fijó la gestión de Alberto Fernández. Es que si la inflación de marzo está en línea con lo que miden los privados, el primer trimestre del año habrá alcanzado el 13%, un tercio de lo proyectado por Martín Guzmán para todo 2021.

Otro punto álgido tiene que ver con la viabilidad financiera de las obras sociales. La segunda ola provocará un nuevo impacto en las entidades que ya sufrieron suficiente a lo largo de 2020. Para esto, insisten en ayuda de parte del Estado para continuar asistiendo a sus afilados.

En los temas más destacados, coincidieron en la necesidad de renovar el consejo directivo de la central obrera, que debió realizarse el año pasado pero se suspendió por la pandemia. El Gobierno prorrogó los mandatos, pero ahora resurgió la idea de convocar a un Confederal que, en la actual situación, será complicado llevar a cabo. Y hasta puede generar la impugnación de otros sectores gremiales. La intención de la CGT deberá estar alineada con las disposiciones del ministerio de Trabajo. A tal fin, la dirigencia ordenó a sus abogados para que se ponga en marcha el mecanismo que le permita renovar su conducción, en el último trimestre de este año, preferentemente para noviembre, después de las elecciones nacionales.

ULTIMAS NOTICIAS