En "Primer Tiempo" afirma que le propuso bajar costos de producción y cuestiona la postura de Pablo

PARA MACRI, LOS MOYANO SE CONVIRTIERON EN "PARTE DEL PROBLEMA" DE LA ARGENTINA

(24 de marzo) En “Primer Tiempo”, Mauricio Macri le dedicó un fragmento a la relación que supo tejer con Hugo Moyano, donde intenta establecer un vínculo de cierta amistad que se termina rompiendo por los propios intereses del líder sindical. El ex Presidente relata: “Con todos los actores de la vida política, social y económica intenté transmitir siempre una visión diferente sobre nuestro país. Con Hugo Moyano también. Su fuerte antikirchnerismo durante el segundo mandato de Cristina Fernández provocó que tuviéramos un diálogo más cercano y llegásemos a compartir el escenario en el acto de inauguración del monumento a Juan Domingo Perón, frente al edificio de la Aduana, en Buenos Aires, en octubre de 2015”.

“Esa tarde reivindiqué una vez más al Perón de la productividad y al que promovía la igualdad de oportunidades como acceso a la justicia social”, añade Macri. Y sigue: “En nuestras conversaciones, yo le insistía a Moyano que nuestro proyecto pasa por lograr una Argentina productiva, que pueda salir al mundo, capaz de crecer y que, para poder lograr esos objetivos, no hay más camino que reducir los costos de lo que hacemos”.

“‘Hugo, el camión no puede valer entre un 40% más y el doble de lo que vale en los demás países de América Latina’. Y él me respondía que estaba de acuerdo, que sí, que voy a ver, que no hay problema. Cuando llegué al gobierno le empezamos a plantear que estábamos necesitando que él y su gremio hicieran su aporte para que los productos argentinos pudieran competir. Pero todo se volvió mucho más difícil. Aquella comprensión inicial se iría convirtiendo en confrontación abierta con el transcurso de los meses”, remarca Macri.

Desde ahí relata los desacuerdos entre ambos, acusa a Moyano de haber obtenido prebendas, de extorsionar y de provocar que cada vez haya menos trabajo. “Moyano sabía que tenía ante sí el mismo desafío que teníamos nosotros en el gobierno y que hoy siguen teniendo muchos dirigentes de nuestro país: o son parte del problema o son parte de la solución”, subraya.

Además se mete en una interna sindical. Según Macri, “una parte de su sindicato respaldaba la necesidad de hacer cambios”, pero “del otro lado estaba su propio hijo, Pablo, con una mirada más extrema, que llevaba directamente al rechazo de toda alternativa”.

Para Macri, tuvieron “dos años de conversaciones con pequeños avances y pequeños retrocesos, pero los conflictos comenzaron a escalar” e indica que “Moyano había decidido ser parte del problema: el cambio que queríamos hacer terminó frenando”.

 

 

ULTIMAS NOTICIAS