El titular de la Unión Ferroviaria visitó a los Camioneros y algunos ven señales de unidad de cara al Confederal de la CGT

SASIA Y LOS MOYANO: "QUEREMOS UN MOVIMIENTO OBRERO MAS REPRESENTATIVO"

(9 de marzo) Hace pocas semanas destacamos las señales de unidad que está dando el movimiento obrero cuando la mesa chica de la CGT decidió ampliar su convocatoria a dirigentes de otros sectores. Uno de ellos fue el secretario General de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, quien ayer mantuvo un encuentro con el líder de los Camioneros, Hugo Moyano, del que participaron el Adjunto del sindicato, Pablo Moyano y el diputado Facundo Moyano. “Queremos un movimiento obrero más representativo”, coincidieron desde las dos organizaciones gremiales, en tanto evitaron hablar justamente de la interna de la central obrera.

Juan Pablo Brey, jefe de la Asociación de Aeronavegantes y secretario de Prensa de la poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) también asistió al encuentro. Si bien Brey es un aliado del moyanismo, la situación del sector del transporte fue tema de discusión.

Sasia evitó mencionar la interna por la CGT y apuntó a través de las redes sociales sobre el objetivo de “delinear las estrategias para un sistema de transporte multimodal de cargas”. Agregó: “Falta mucho todavía. Lo importante es que dos gremios tan importantes como la Unión Ferroviaria y Camioneros estamos trabajando juntos para delinear una estrategia conjunta para el transporte de cargas”.

La renovación del consejo directivo de la CGT está prevista para el segundo semestre del año mediante un Confederal. Mientras todos plantean la necesidad de la votación, algunos se preguntan si es necesaria realizarla en el medio de un año complejo desde lo económico y social con una elección legislativa donde el Gobierno se juega mucho.

Voceros gremiales sostienen que una disputa entre las diferentes fuerzas que apoyan al Frente de Todos sería contraproducente, mientras el propio Presidente Alberto Fernández se muestra como un equilibrista con muy buena relación tanto con los Moyano como con Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la central obrera.

La lectura de algunas fuentes es justamente que las reuniones se estarían dando en el marco de un esquema de unidad donde las diferentes corrientes tengan representación. Y si bien podría designarse un secretario general, la CGT funcionaría con una mesa chica de no más de cinco dirigentes. La historia continuará y el juego sigue abierto.

ULTIMAS NOTICIAS