Les propusieron un 130% de lo que les corresponde (personal fuera de convenio); la empresa analiza el cierre

PARQUE DE LA COSTA OFRECIO RETIRO VOLUNTARIO A 93 EMPLEADOS, PERO LO RECHAZARON

(22 de Octubre) La pandemia arrasó con todo y una de las actividades más afectadas –por la imposibilidad de reactivarla parcialmente- es la del entretenimiento y el espectáculo. En Tigre, la situación golpeó fuerte. Tanto el Parque de la Costa,  como Aquafan y el Teatro Nini Marshall (propiedad de Sociedad Comercial del Plata) obviamente están cerrados y la empresa ofreció un retiro voluntario al 20% de sus trabajadores. El holding le comunicó a 93 empleados, de los cuales 8 son gerentes, que les ofrecía un retiro voluntario equivalente al 130%, propuesta que (por ahora) recibió el rechazo unánime. La empresa cuenta con un plantel es de 550 trabajadores y, según se informó, los despidos encubiertos afectarían a los empleados fuera de convenio.

Uno de los temas que más preocupa al personal de Parque de la Costa es la posibilidad de que el parque de diversiones cierre. Fuentes de la empresa explicaron que “estamos analizando día a día la situación. El parque está cerrado desde el inicio de la cuarentena y se está haciendo el esfuerzo de pagar los salarios, a pesar de tener las puertas cerradas. Aún las autoridades no han establecido protocolos ni hay fecha definida para una eventual apertura”. Desde la empresa no se descartó ninguna posibilidad a futuro. “La situación es compleja y seguimos atentos a diferentes alternativas”, apuntaron.

Parque de la Costa fue fundado en 1997 y ya cumplió 23 años, Aquafan ronda los 6 años y el Teatro Nini Marshall tiene ocho años. Si bien los trabajadores pudieron hasta ahora cobrar su sueldo, gracias a los ATP y al aporte del holding, temen que el parque cierre porque sería uno de los argumentos que circulan para apurar la firma de los retiros.

Si bien el Parque de la Costa tiene la ventaja de estar al aire libre, ya no podrá tener la capacidad de recibir a 5.000 visitantes como hasta ahora. Desde el parque de diversiones no saben si con suerte si el número rondará en 1.500, aunque aspiran a 3.000. Entienden que la situación es compleja, no por el ingreso de familias, si por la entrada de grupos de adolescentes que serán difíciles de controlar y pedirles que cumplan los protocolos.

Hasta ahora, la empresa confirma que se continúa haciendo el mantenimiento de los juegos y se trata de diagramar cómo serán las diversiones en tiempos de pandemia. Saben que las montañas rusas deberán dejar asientos libres, por lo tanto tendrán que ir más lentas.

Los espectáculos que se hacían en distintos horarios, podrían requerir que los espectadores estén sentados. Aseguran que no será fácil adaptarse a estos tiempos. En el Teatro Nini Marshall, no hay novedades, todavía no se suspendieron las obras programadas en noviembre y diciembre, a la espera de una decisión oficial que les permita reabrir. Si bien la empresa propietaria cerró su concurso hace tres años, nada se sabe sobre lo que puede ocurrir a futuro.

ULTIMAS NOTICIAS