Los trabajadorxs profundizan las medidas de fuerza ante la negativa patronal de otorgar un aumento

ALGODONERA AVELLANEDA (VICENTIN) BLOQUEADA Y PARALIZADA POR RECLAMO SALARIAL

(25 de Agosto) Decididos en hacer valer sus reclamos, los trabajadores y trabajadoras de la Algodonera Avellaneda decidieron profundizar las medidas de fuerza por reclamos salariales y laborales. Desde el martes, bloquean los portones de la planta, propiedad del Grupo Vicentin, señalado de negociados de préstamos del Banco Nación en tiempos de Mauricio Macri y con denuncias por facturación irregular, entre otros ilícitos del conglomerado empresario. La patronal insiste en sentarse a la mesa de negociaciones en un conflicto que ya superó los 70 días. No solo se niegan a otorgar un aumento salarial, sino que los bajos salarios se pagan en cuotas.

El martes último, los 430 empleadxs de la algodonera se concentraron en los portones de ingreso y luego decidieron paralizar la actividad de la balanza para evitar la entrada y salida de camiones. La medida de fuerza está encabezada por el sindicato de Aceiteros, en frecuencia con los Camioneros locales.

La profundización del conflicto se decidió el viernes cuando los empresarios insistieron, en el marco de una reunión informal, en su negativa de sentarse en una mesa de negociaciones.

En Avellaneda los operarios cobran salarios de entre 20 y 25 mil pesos. La situación se agrava por los problemas para el pago que demostró la empresa desde febrero de este año. "En Vicentín no entienden por qué le siguen haciendo un paro. Hace 4 meses que están de paro por sueldos de hambre" porque al ver que el gobierno nacional y provincial retroceden, "se piensan que pueden hacer lo que quieren", sostuvo el viernes Daniel Yofra, líder de los Aceiteros.

Remarcó: "Queremos visibilizar el conflicto para que se sepa que no es un problema de encuadre sindical, ni encuadre convencional. Lo que estamos diciendo es que hay un grupo mayoritario de esos compañeros que se afiliaron al gremio nuestro y nosotros los estamos representando. Lo importante es que salgan de esos salarios miserables de 20 mil, 30 mil pesos que cobran". Y subrayó: "Acá no hay un conflicto intersindical como ellos están planteando, hay un conflicto de trabajadores que se están muriendo de hambre".

ULTIMAS NOTICIAS