De enero a abril; dado el alto grado de informalidad, se estima que ese número llega a triplicarse

PERSONAL DE CASAS PARTICULARES: SE PERDIERON 20.000 EMPLEOS REGISTRADOS

(16 de Agosto) El Ministerio de Trabajo informó que entre enero y abril se perdieron algo más de 20.000 puestos entre el personal de Casas Particulares contratados en condiciones formales, cuyo registro bajó de 497.700 a 477.000. Pero, más allá del empleo registrado, estas cifras deben proyectarse en un universo mucho mayor, ya que las tareas de asistencia doméstica cuentan con índices de informalidad que alcanzan al 70%. En comparación con noviembre de 2019, el mes en que la cantidad de registros más elevada para el sector en el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), la pérdida de puestos de trabajo llega a 28.107, lo que implica una importantísima caída de 5,6% para del trabajo doméstico registrado en un período de apenas 6 meses.

Aunque el DNU 297/2020 establece que las trabajadoras de casas de familia, registradas o informales, sigan percibiendo sus salarios aunque no vayan a cumplir con sus labores, en la mayor parte de los casos la norma no es respetada. El impacto de la epidemia sobre este sector laboral, casi absolutamente compuesto por personal femenino, ha sido particularmente duro, más allá de los intentos gubernamentales de atenuación.

Según un informe de la cartera laboral, con datos de la Encuesta Nacional a Trabajadores sobre Condiciones de Empleo, Trabajo, Salud y Seguridad (Ecetss) de 2018, el 76,8% de las trabajadoras y trabajadores en casas particulares (sobre 1,4 millones de casos estimados entonces) no están registradas. El trabajo doméstico, según la misma investigación, ocupa al 8,1% de la población trabajadora del país y al 17,4% del total de mujeres con algún empleo.

Desde los sindicatos que organizan al sector se le solicitó al Gobierno que esas relaciones laborales sean incorporadas en el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), para ayudar a los empleadores a cubrir los salarios en estas condiciones económicas golpeadas por la epidemia, planteo que aún no tuvo respuesta oficial. Desde la cartera laboral sí se habilitó un procedimiento de negociación entre las partes para desvinculaciones o reducción de horas de trabajo.

En distintos lugares del país con baja circulación del virus, la actividad ya fue rehabilitada, pero en el Área Metropolitana de Buenos Aires, la zona que concentra a la mayor actividad del sector, todavía no hubo aperturas, excepto para el caso de las tareas de cuidado de personas.

ULTIMAS NOTICIAS