El ex financista denunció que Mariano Federici lo presionó para que denuncia a Cristina en el programa de Lanata

DENUNCIA DE ELASKAR CONTRA LA UFI MACRISTA SALPICA A BARRIONUEVO

(2 de Junio) El ex dueño de la financiera SGI, Federico Eslakar denunció que durante el Gobierno de Cambiemos lo presionaron para que acuse a Cristina Fernández de Kirchner a cambio de lograr protección con la figura de arrepentido. Inculpó a Mariano Federici se quien en ese entonces estaba a cargo de la Unidad de Información Financiera (UIF), uno de los principales organismos encargados de combatir el lavado de dinero. "Mariano Federici se contactó conmigo a través de una persona de la AFI, ofreciéndome ser imputado colaborador como (Leonardo) Fariña", aseguró Elaskar en una entrevista que concedió al programa "Conflicto de intereses" que se emite por C5N.

Según Eslakar, se negó: "Le dije que no, que no me interesaban. No tengo nada de qué arrepentirme porque considero que hice nada". Pero al parecer las presiones siguieron. Al mes siguiente -según relató- lo cita nuevamente Federici. "Me dice que si yo me arrepentía e involucraba a Cristina (Fernández de Kirchner), él se encargaba de sacarme a EEUU con asilo político", reveló.

Agregó que "lo loco es que era titular de la UIF, un funcionario público, no puede ofrecerme que me profugue de la justicia argentina". Según relató la salida del país iba a ser por Uruguay y desde allí hacia los EEUU.

Tiempo atrás, ante la Justicia, el ex financista acusó al periodista Jorge Lanata y al sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo de "llenarle la cabeza" para que relate en televisión las supuestas maniobras de lavado de dinero que dieron origen a la causa conocida como "la ruta del dinero k".

"Yo lo tuve cinco meses a Elaskar. Lo tuve conmigo hasta que habló. Había que esperar desde abril a noviembre para que el hombre hable cuando empezaba Lanata. Había que filmarlo y mostrarlo", había reconocido el propio Barrionuevo en el programa Animales sueltos (América) Advertido por la gravedad de las palabras del dirigente gastronómico, el periodista Alejandro Fantino, conductor del programa, le dijo entre risas "mirá que estamos al aire, eh".

Sin embargo, Barrionuevo continuó: "Yo trabajaba y el chico estaba al lado. Quería cobrar el pibe. Había dos maneras de cobrar: o que Lázaro Báez le pague, o que hable. Yo no tenía confianza con Lázaro, entonces nunca le hizo una propuesta".

""Tenés que hablar o te van a matar", le dije", explicó Barrionuevo. Y concluyó: "Ponete frente a la cámara y contá todo. Cuando habló, lo llevaron a América, con Graña, y le dieron un pedazo, a medias". El elenco de Animales sueltos se reía mientras el dirigente contaba sus andanzas, más cerca de un servicios de inteligencia que de los reclamos gremiales.

 

ULTIMAS NOTICIAS