Denuncian políticas de ajuste que van desde el salario a despidos y flexibilización laboral

COMISION INTERNA DEL DIARIO CLARIN EN ESTADO DE ALERTA

(11 de Abril) La Comisión Gremial Interna de los trabajadores del diario Clarín/AGEA se declaró en estado de alerta y denunció sostenidas políticas de ajuste en el matutino, que incluyen retiros voluntarios, reducción de puestos de trabajo, despidos, desajuste salarial y precariedad de condiciones laborales. El comunicado comienza preguntando: “¿Por qué sostenemos que Clarín ajusta y nos manifestamos”. Luego detalla una serie de graves deterioros de las condiciones laborales. Entre ellas, que desde 2016 “AGEA se redujo en al menos 450 puestos de trabajo”, respecto de lo que se añade: “La mayoría de estas salidas se produjo a partir de una cíclica política de retiros denominados “voluntarios” que aún se mantiene”.

Al respecto explicaron que “en su trasfondo cada partida es provocada tanto por la desidia y el mal clima que nos rodea, como por la impotencia ante el rol de algunos jefes que en lugar de defender sus sectores, los abandonan o les insisten para que se retiren”.

Otro ítem de reclamo tiene que ver con que “los salarios valen la mitad que hace 4 años”: “Nuestro lema #ElSueldoNoAlcanza, (incluso ante la insuficiente recomposición de un 8% por la paritaria 2018), no es un capricho. Mientras la empresa se niega a negociar salarios de forma colectiva con esta Comisión Interna o con el SIPREBA como legítimos representantes, sólo durante 2018 nuestro poder adquisitivo cayó un 26% por la inflación. Pero ya veníamos mal: la empresa nos condenó a repetidas paritarias a la baja firmadas con un sindicato ilegitimo y fraudulento, por las que perdimos al menos 5% por año desde 2015. Así, contribuye al que parece ser su objetivo principal: aumentar sus ganancias al desvalorizar nuestros puestos de trabajo y facilitar mayores ajustes”.

En cuanto a los trabajadores de la empresa que pertenecen a “sectores precarizados”, la gremial interna considera: “Durante 2018 alertamos sobre el ajuste que sufrieron los empleados del buffet, quienes formalmente están contratados por la concesionaria de turno que provee el servicio, pero tienen antigüedad y reconocimiento público como trabajadores de Clarín. Este 2019 la situación se repite, ahora contra compañeras de Sistemas, empleadas a través de consultoras pero con hasta 15 años de antigüedad trabajando en Clarín en el área de soporte y capacitaciones. Asimismo, el recorte en contratos, colaboraciones y proveedores de contenidos no cesa. Mientras a muchos les bajan el volumen de pedidos o directamente los discontinúan luego de años de relación con la empresa, a otros les adeudan los pagos durante meses, muchas veces enredándolos en trámites burocráticos y desinformación que decanta en maltrato”.

Asimismo, denunciaron que “las redacciones mutan sin rumbo”, respecto de lo que se detalla: “Después de un 2018 plagado de rumores al respecto, las jefaturas periodísticas han confirmado a la Comisión Interna la creación de una supuesta central de contenidos deportivos desde la cual se abastecerán tanto Clarín Deportes como el Diario Olé. Sin embargo, aún no hubo comunicación formal ni oficial para quienes trabajan en esos productos”.

Agregaron que “los equipos no saben la forma en la que dicha fusión se implementará ni cómo los afectará. Eso genera incertidumbre y preocupación, tanto esas secciones como en las demás, ya que ninguna queda afuera del ruido en los pasillos sobre posibles reestructuraciones. Como otro ejemplo, la redacción de Revista ELLE fue notificada sobre la absorción de nuevas tareas digitales pero aún sin planificación ni ningún tipo de incentivo para un equipo desmotivado durante años. Y mientras tanto resulta tan curioso como preocupante que, en estos tiempos donde lo audiovisual se vuelve predominante, los sectores de fotografía y diagramación estén atrapados en la encrucijada que la misma empresa propone: maquetas prediseñadas y equipos obsoletos que no les permiten desarrollar sus especialidad”.

Finalmente, el comunicado denuncia que las condiciones laborales “empeoran a diario”: “La situación de higiene y mantenimiento del edificio de Tacuarí y los materiales con los que trabajamos están lejos de corresponderse con el nivel que debería tener la empresa de medios más poderosa del país. Equipos de fotografía con más de 12 de antigüedad; computadoras que no soportan las actualizaciones; sillas en mal estado, techos despedazados, invasión de palomas, insectos con circulación libre, baños colapsados de mugre, impresoras rotas, buffet sin abastecimiento para las noches y fines de semana y sectores en estado de total abandono son una muestra más del ajuste y el mal clima al que nos someten”.

ULTIMAS NOTICIAS