Rechazó el decreto que frena la incorporación de empleados público y que además prohíbe bonificaciones, premios, incentivos y suplementos

ATE ADVIERTE QUE SE PROFUNDIZARAN LAS PROTESTAS SI HAY MAS AJUSTE DE ESTATALES

(12 de Julio) Tras la publicación en el Boletín Oficial del Decreto 632/2018, que frena la incorporación de empleados en el sector público hasta el 31 de diciembre de 2019 y que además prohíbe las bonificaciones, premios, incentivos y suplementos durante el mismo período, el secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Nacional, Hugo ‘Cachorro’ Godoy advirtió que “no nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras los derechos del pueblo argentino se ven cercenados”. El dirigente sostuvo que “el Gobierno venía aplicando una Tercera Reforma del Estado con mucho impacto negativo para vastos sectores de la sociedad. El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional abre las puertas del infierno social. La situación de recesión combinada con la inflación va a generar mucha pobreza y desocupación. Y el ajuste brutal en el Estado, que no solamente impacta en los trabajadores estatales sino que también afecta a gran parte de la población, se va a ver reflejado con grave incidencia particularmente en las provincias y en los municipios, pero también en el Estado Nacional”.

El dirigente también agregó: “Hasta ahora, sólo en el Estado Nacional, ha habido alrededor de 22 mil despidos. Por los anuncios que ha habido hasta ahora, incluido el que salió publicado hoy en el Boletín Oficial que implica dejar sin efecto a las contrataciones técnicas con Universidades al 31 de diciembre, podemos prever 10 mil despidos más. Pero además, eternizar la precarización laboral y limitar las nuevas designaciones en el Estado implica que los trabajadores y trabajadoras que están en situación de precariedad laboral, que son cerca de 90 mil en el Estado Nacional, quedarán congelados en esa condición de inseguridad del empleo”.

Godoy sostuvo que “del sector del Estado del que no quieren hablar desde el Gobierno es del que ha estado creciendo desde el 2011 o 2012 de manera brutal: Las áreas represivas del Estado. Entre el 2012 y el 2017 ha habido una inflación de alrededor del 500 por ciento, y mientras que el Presupuesto Nacional ha subido aproximadamente un 250 por ciento, las inversiones en Gendarmería, en Policía Federal y en Prefectura aumentaron entre un 750 y un 1.200 por ciento. O sea que cuando se habla de aumentar el gasto en el Estado para las fuerzas represivas, el Gobierno no se preocupa. Ahora, cuando hablamos de otras situaciones ligadas a la protección o la contención de sectores más desprotegidos, como son las necesidades de Salud, Educación, Cultura, etcétera, ahí el Gobierno pretende ajustar y bajar gastos. Toda esta lógica del Gobierno no solamente les hace mal a los trabajadores estatales que cumplimos funciones en esas áreas, sino también al pueblo argentino en su conjunto”.

“La situación es cada vez más difícil para los trabajadores y, por lo tanto, más medidas de acción directa vamos a ir tomando, porque no nos vamos a resignar a que nos reduzcan el salario y nos despidan, como hicieron ahora con la agencia de noticias Télam, o como lo están haciendo en la ANSES, o en SENASA, por dar algunos ejemplos. Las medidas de fuerza que venimos llevando adelante los trabajadores, potenciadas en el último tiempo tras la Marcha Federal y del contundente paro nacional del 25 de Junio, seguramente continuarán en ascenso hasta que obliguemos al Gobierno a cambiar el rumbo económico”, cerró el dirigente máximo de ATE Nacional.

ULTIMAS NOTICIAS