Prolongada reunión en Azopardo sin acuerdos; cuarto intermedio del consejo directivo hasta el 3 de mayo

LA RENOVACION DE LA CGT SE ENFRIA Y QUEDARA PARA DESPUES DEL MUNDIAL

(6 de Abril) Tal como anticipó este sitio, la restructuración de la CGT quedará, por lo menos, para después del Mundial de Fútbol, ante la falta de acuerdo entre los dos sectores. Tras un debate de casi cuatro horas, los dirigentes no lograron poner en marcha el proceso de renovación de autoridades y resolvieron entrar en un cuarto intermedio hasta el 3 de mayo, cuando el Consejo Directivo volverá a reunirse para abordar la sucesión del triunvirato. Sin embargo, los distintos sectores continuarán con las reuniones en búsqueda de un sindicalista que se convierta en el próximo secretario general. La intención de las partes es llegar a un acuerdo para darle más fuerza de cara a restablecer el diálogo con el Gobierno. Si bien el nombre que suena es el del triunviro Héctor Daer, sectores del barrionuevismo y de la Corriente Federal no están de acuerdo.

La reunión del Consejo Directivo se realizó en la sede de la calle Azopardo, donde se juntó el quorum con 20 miembros, aunque después se contaron 31 asistentes de los 37 de este órgano. Entre ellos los integrantes del triunvirato que todavía encabeza la CGT, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, más Andrés Rodriguez, Armando Cavalieri, Víctor Santa María, Roberto Fernandez, Omar Maturano, Gerardo Martinez, Julio Piumato, Juan Pablo Brey, Rodolfo Daer, Sergio Romero y Noe Ruiz, entre otros.

El encuentro se prolongó por varias horas debido a que hubo diferentes posturas entre los referentes cegetistas sobre los pasos a seguir e, incluso, persisten las diferencias en torno al reparto de cargos para la próxima conducción.

De hecho, Acuña planteó en el encuentro su voluntad de continuar como triunviro y reclamó que el esquema tripartito cumpla los cuatro años de mandato, pese al desgaste que sufrió en ese tiempo.

De esa forma, el representante de Luis Barrionuevo en el triunvirato, sector que aún se desconoce si formará parte de la próxima CGT, llevó a la mesa una postura totalmente diferente a las de sus pares Schmid y Daer, quienes ya habían dado por agotado el ciclo de esa conducción compartida. Aunque hubo posiciones disimiles, no hubo mayores discusiones ni encontronazos como los que solían protagonizar los Moyano con Héctor Daer.

ULTIMAS NOTICIAS