Conciliacion Obligatoria - News Gremial

Dicen que quieren bajar los cargos políticos pero comenzaron echando a cocineros y mozos de la Casa Rosada
EL GOBIERNO YA ARRANCO CON UNA NUEVA OLA DE DESPIDOS DE EMPLEADOS PUBLICOS

(5 de Diciembre) Mientras el gobierno avanza en el recorte de un 20% de los cargos políticos -esta semana culminan las entrevistas de los ministros con los encargados del rediseño del Ejecutivo-, también comenzaron a notificarse cancelaciones de contratos de empleados de algunos organismos estatales: sólo en secretaría general de la Presidencia se conocieron 28 despidos. Este lunes la rutina de Casa Rosada se vio convulsionada cuando se conocieron los casos de al menos 7 trabajadores a los que no dejaron ingresar. Uno de ellos fue un mozo, con 8 años de antigüedad, seis hijos -uno de ellos discapacitado- a quien le habían avisado el último viernes “de palabra” que no seguiría en su puesto. Mientras el secretario general de ATE, Hugo Godoy ratificó la marcha para el miércoles, a las 18, al Congreso junto a otras entidades en rechazo a los proyectos de reforma previsional y laboral, advirtió que realizarán algún tipo de protesta si el Gobierno avanza con los despidos o recorte de contratos. “Hace unos días movilizamos por 4 cesanteados en el Hospital Posadas pero hay inquietud por la continuidad de compañeros en organismos como el INTI, el INTI, el CONICET y la CONEA”, indicó.


Con el correr de las horas fueron conociéndose otros casos y desde la secretaría a cargo de Fernando de Andreis confirmaron que había “28 contratos que no se renuevan en 2018”, entre los que se cuentan empleados de cocina y administrativos. Finalmente al atardecer dos mozos, el ya citado y otro con 16 años con experiencia, lograron conservar sus empleos tras sendas entrevistas con los “veedores” del organismo.

Lo cierto es que desde junio pasado los altos mandos de los 23 ministerios han tenido que cumplimentar cuestionarios diseñados por Modernización en las que se establecieron perfiles y se analizaron las dotaciones óptimas para cada área. El objetivo era establecer la cantidad de empleados necesarios para el funcionamiento de cada dependencia ministerial.

Desde la cartera que conduce Andrés Ibarra aclararon que no se van a producir “despidos masivos” y si que cada área ha analizado la dotación de personal y en base a ello se podrían anular distintos contratos; por otro lado continuaría la política de retiros voluntarios y jubilaciones iniciada en 2016.

Con todo, el gobierno apunta a recortar el gasto del año próximo para intentar reducir el déficit fiscal que, según la mirada de Mauricio Macri, es uno de los principales objetivos para así ir reduciendo paulatinamente el endeudamiento externo.

En este marco, el Ejecutivo a través la Dirección de Diseño Organizacional, a cargo del vicejefe de Gabinete Mario Quintana, y Modernización viene avanzando en el diseño del recorte de la alta administración pública. Esta semana terminan las entrevistas de los ministros con el propio Ibarra y en algunos días deberán presentar cada una de las adecuaciones a Jefatura de Gabinete.

Sí trascendió de fuentes oficiales que la poda de subsecretarios, directores y coordinadores -con sueldos de entre $50 mil y $120 mil- sería de alrededor del 20 por ciento. Estos funcionarios superan los 3 mil en el organigrama oficial. “Va a ver ministros que van a negociar reducir un 17%, por ejemplo, en Educación Esteban Bullrich antes de irse ya había eliminado algunas subsecretarías”, confió una fuente.

“El presupuesto para el gasto público no alcanza en 2018 así que son necesarios estos recortes. Todos tenemos que entender que la meta es achicar el déficit”, analizó ayer un importante funcionario en diálogo con este diario.

El ministro Jorge Triaca, que participó con la vicepresidenta Gabriela Michetti en Casa Rosada de una jornada de la Agencia Nacional de Discapacidad, se refirió al recorte en la alta administración pública. “Tenemos hasta febrero para adecuar los cargos políticos, ya sea coordinadores, directores y subsecretarios”, remarcó al ser consultado. Por otra parte, no descartó que la reforma laboral sea tratada finalmente el año próximo por el Congreso dada la falta de acuerdo y las “dudas” que persisten en el bloque del PJ en la cámara alta.


Comparti esta nota en :