El SUPARA advirtió que está en riesgo el organismo y hay "inseguridad laboral"

ESTADO DE ALERTA DEL PERSONAL DE ADUANAS

(29 de Septiembre) El Sindicato Único del Personal de Aduanas (Supara) que lidera Carlos Sueiro decidió el estado de "alerta y movilización nacional"; advirtió a las autoridades que "la grave situación institucional del organismo arriesga su eficacia funcional, provoca un peligroso debilitamiento de los controles e instala la inseguridad laboral" y se declaró en "sesión permanente" con el objeto de "analizar y proponer las medidas de acción directa a adoptar". Aseguró que "la Aduana no es un botín político" y señaló que el organismo como institución y los trabajadores parecen ser "rehenes y espectadores" de "una pelea que los excede, pero que los afecta de manera directa".

"La Aduana resguarda los intereses de la Nación y, su funcionamiento, debería ser priorizado por encima de cualquier interés sectorial o político. Los raids mediáticos, las falacias y la ausencia de precisión de las informaciones dinamitan a la institución más antigua de la República y menoscaba la credibilidad y esfuerzo de todos sus trabajadores", puntualizó.

El gremio también afirmó que ningún organismo puede trabajar con eficacia y seguridad si los trabajadores son sometidos a "un destructivo y sospechoso cuestionamiento difamatorio general". "En todas las Aduanas del país reina la indignación, la impotencia y la bronca, que son el peor daño institucional y no será fácil superar. El desánimo, el desaliento y la inseguridad contribuyen a debilitar las funciones de control. Ese clima laboral adverso, insostenible y desalentador, conspira con la difícil tarea de fiscalizar el comercio exterior, luchar contra el contrabando, la evasión y el narcotráfico", puntualizó la conducción sindical.

Del mismo modo, indicó que "los blindajes mediáticos, las falacias, los relatos fantásticos y nada novedosos contribuyen a aumentar el descrédito y a confundir a la opinión pública". El gremio puso como ejemplo de ese "dislate" el reciente y supuesto hallazgo de diez barriles de pseudoefedrina en el aeropuerto de Ezeiza, lo que "no se trató de un entramado mafioso o de un secreto revelado sino que ya habían sido detectados por el servicio aduanero e interdictados, impidiendo cualquier maniobra".

ULTIMAS NOTICIAS