En el aniversario de los 100 años de la OIT, anunció la Comisión de Diálogo Social para el Futuro del Trabajo

EL GOBIERNO IMPULSA (POR DECRETO) DIALOGO CON GREMIOS Y EMPRESARIOS

(13 de Abril) En el medio de una semana con alto voltaje en el mundo gremial, se llevó adelante el foro por los 100 años de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Buenos Aires, que tuvo como protagonistas al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica; el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Daniel Funes de Rioja y el líder del gremio de la Construcción (UOCRA) y dirigente de la CGT, Gerardo Martínez. El encuentro fue aprovechado por el Gobierno para anunciar el decreto de la Comisión de Diálogo Social para el Futuro del Trabajo, integrada por representantes del Estado, las principales cámaras empresarias y las centrales obreras. Sica, Funes de Rioja y Martínez coincidieron en la necesidad de "institucionalizarlo" y en el desafío de resolver los problemas urgentes de la informalidad laboral y la inflación.

Antes de la exposición en la Usina del Arte, donde se realizó el acto de la OIT, Sica tuvo un breve encuentro con la mesa chica de la CGT para intentar destrabar el proyecto oficial sobre blanqueo laboral, que quedó al borde de un nuevo fracaso tras la ausencia de los jefes sindicales para avalar la iniciativa en el Senado.

Ante el ministro, los sindicalistas argumentaron que el proyecto sufrió modificaciones de último momento que no figuraban en el borrador inicial, vinculadas a la deuda de los aportes patronales no realizados. Señalaron a Funes de Rioja, el representante de los empleadores, como el artífice de la jugada.

Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la central obrera, evalúa darle una segunda oportunidad al plan para registrar trabajadores, que se trataría otra vez en comisión el martes próximo. El curso de la iniciativa, sin embargo, es aún más incierto, ya que los bloques opositores en los diputados no le darían vía libre en caso de superar el escollo en el Senado, según fuentes sindicales y legislativas.

"Es un debate que incomoda al oficialismo porque algunos lo ven como una maniobra de Sica. Pero tampoco los empresarios quieren el blanqueo porque hoy su prioridad es otra: la reactivación económica", dijo un sindicalista al tanto de la negociación. Si el proyecto de blanqueo laboral queda finalmente en el camino, sería otro dolor de cabeza para el Gobierno.

Durante el festejo de la OIT, Funes de Rioja pidió "la institucionalización del diálogo social y ejemplificó su importancia con el acuerdo salarial que sellaron en 1989 con la CGT en medio de un contexto de hiperinflación. Martínez, en tanto, reforzó el pedido para formalizar el ámbito de diálogo como atajo para resolver los problemas del empleo. Y habló de la inflación como "el impuesto de la pobreza".

ULTIMAS NOTICIAS