“Quedarse en silencio hasta que termine el proceso electoral es un error del movimiento obrero", sostuvo

PALAZZO EXIGIO A LA CGT UN PARO EN EL MARCO DE UN PLAN DE LUCHA

(11 de Marzo) El secretario general de la Asociación Bancaria (AB), Sergio Palazzo, reclamó a la CGT un plan de lucha contra el modelo del Gobierno. “Quedarse en silencio hasta que termine el proceso electoral es un error del movimiento obrero, hay que estar a la altura de las circunstancias de lo que pasa en el país”, sostuvo al tiempo que dejó en claro que el sindicalismo combativo seguirá desarrollando protestas para rechazar los despidos y la suba de tarifas, entre otros temas.  Sobre el llamado a un paro, dijo que se justifica la convocatoria dado que “con este gobierno la deuda per capita pasó de 54 mil dólares a 200 mil y cayó 22 por ciento el salario” e instó a los gremios a movilizarse.

Palazzo defendió que su gremio pudiera conseguir acuerdos paritarios que permiten preservar el poder adquisitivo, “más en un sector como el financiero, que en el gobierno de Macri obtuvo pingües ganancias”. Precisamente, recordó que pudo imponer una cláusula gatillo “porque el trabajador no puede perder contra la inflación” y que esa herramienta es admitida por el gobierno “cuando hay elecciones”, en contraposición a lo que pasó en 2016 y 2018. “Lo que se perdió no se recupera”, aseguró, y criticó que se quiera discutir salarios a futuro luego de la brecha entre ingresos e inflación del último año.

“Una paritaria es más que discutir salarios, es discutir el impacto tributario sobre el salario, la inflación y la rentabilidad de las empresas”, agregó.

Palazzo caracterizó como “cínico” el discurso gubernamental. “Hablan de modernizar, pero a la hora de negociar se ponen del lado del sector empresario”, y recordó que además de sueldos, La Bancaria quiso plantear debates sobre igualdad de género, el avance tecnológico y las plataformas digitales son regulación, y hubo una negativa a abrir esa discusión. “Así se ve el verdadero rostro, el día a día con bajos sueldos para garantizar rentabilidad de las empresas”, manifestó.

En ese orden, afirmó que el Gobierno “no tiene autoridad moral” para debatir sobre inflación futura tras la inflación de casi el 50 por ciento de 2018 cuando la previsión era del 15; y criticó el argumento de que los salarios impulsan el alza de precios.

“Hay que preservar el empleo, la discusión salarial pasa a un segundo plano ante otras cuestiones. Perdimos 200 mil puestos de trabajo, 100 mil en la industria y tuvimos 300 por ciento de incremento del dólar en estos tres años”, rememoró. “Así no se puede invertir, sin precio de referencia por la inflación y la devaluación, es una economía muy volátil”.

A su juicio, la administración macrista tiene “una encerrona importante” con el juego entre tasa de interés y dólar. “No hay programa económico consistente. Así vamos a llegar a fin de año con el dólar a 50 pesos”. Opinó que “cuando se acerquen las elecciones habrá quienes quieran tener garantías sobre la reelección de Macri. La duda es si se mantienen con sus pesos en la tasa alta o se van al dólar”.

ULTIMAS NOTICIAS