Cierre de fábricas, pérdida de empleo y aumento de productos importados

LA INDUSTRIA DEL CALZADO, EN SU PEOR MOMENTO

(20 de Noviembre) Una de las industrias más golpeadas por la política económica de Mauricio Macri es la del calzado, con cierre de reconocidas empresas y la pérdida de puestos de trabajo. En los últimos días, Paquetá de Chivilcoy; Dass, Gaelle y Alpargatas fueron noticias por registrar más de 2.100 despidos. En algunas empresas, cuestionaron el accionar de la conducción de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado (UTICRA).  En la Argentina, existen alrededor de 1.500 empresas dedicadas al calzado y emplean a unas 65.000 personas que atraviesan una crítica situación por la caída del consumo y la suba de importaciones.

Según un informe de Proyecto Económico, equipo técnico liderado por la economista y diputada Fernanda Vallejos, la importación indiscriminada de calzados creció un 46% en 24 meses, “poniendo altamente en riesgo las fuentes de trabajo en este sector de la industria textil”.

De acuerdo con este estudio, la compra de calzado deportivo terminado o semi-terminado desde Brasil aumentó un 116% en el mismo lapso. El equipo de especialistas económicos destacó que la “utilización de la capacidad instalada de la industria textil y calzado se redujo del 71% en agosto de 2015 al 53,4% en el mismo mes de 2018”.

A la vez, advirtió que “las principales marcas han optado por cerrar indiscriminadamente su producción local para importar mercadería terminada sin ningún tipo de restricciones por parte del Gobierno”.

Resaltó que “los efectos recesivos de la depreciación de la moneda de casi 100%, la suba de la tasa de interés del 26% al 68% y el fuerte ajuste del gasto público generó un problema de empleo y de ingresos”.

Asimismo, subrayó que, en el marco de una pérdida salarial de entre el 10 al 20 por ciento, el calzado “uno de los bienes que suelen ser dejados de lado en pos de otros más elementales”.

Proyecto Económico afirmó que “se necesita inmediatamente una política económica que reoriente sus instrumentos con el objetivo de crear valor para el sector productivo y administrar las importaciones a fin de detener la ola de cierres generalizados de fábricas que integran la cadena de valor de calzado y sostener a los 1.500 empresarios fabricantes que emplean a 65.000 trabajadores.”

ULTIMAS NOTICIAS