Las 62 Organizaciones que lidera Valdez y el Frente Sindical con Pablo Moyano se reunieron con Gioja

EL GREMIALISMO COMBATIVO TRABAJA PARA LAS ELECCIONES DE 2019 CON EL AVAL DEL PJ

(8 de Noviembre) El sindicalismo Combativo sigue dando señales de su activa participación de cara a las elecciones del año próximo. Las 62 Organizaciones Peronistas –el sector que lidera Horacio Valdez (obreros del vidirio) y tiene en Marcelo Peretta (farmacéuticos y bioquímicos) a uno de sus referentes- convocó a un encuentro en el histórico quincho del PJ en su sede de la calle Matheu 130, con la presencia de presidente del partido, José Luis Gioja e integrantes del Frente Sindical para el Modelo Nacional que encabeza Pablo Moyano (camioneros). Gioja sostuvo que "confraternidad, por definición, significa mantener una relación de hermandad y acá estamos, reunidos como hermanos Peronistas que somos". Desde el sector gremial, tanto Moyano como Peretta criticaron duramente a la CGT por postergar el paro nacional en el marco del diálogo con el Gobierno.

A la reunión asistieron además Walter Correa (Curtidores y diputado nacional); Miguel Díaz (Docentes, UDOCBA); Julio González Insfrán (Patrones y Oficiales Navales); y Sergio Sánchez (Peajes). "La unidad del Peronismo es una construcción que se tiene que hacer ladrillo por ladrillo, sin sectarismo ni exclusiones, como nos enseñara el General Perón, y en ese trabajo estamos y esperamos llegar a 2019", remarcó Gioja.

Se trató de una noche que sirvió para diagramar los próximos pasos y expresar firmes opiniones, justo en el momento en que trascendía que la CGT empezaba a bajar el paro a cambio del incierto bono de 5000 pesos que ya una amplia mayoría de patrones se resiste a pagar.

“No puede bajarse el paro a cambio de un bono”, proclamó Peretta que ofició de anfitrión del encuentro que desbordó los lugares previstos y muchos debieron seguir el encuentro y el asado desde los costados y de pie.

Valdez fue enfático al manifestarse que si “tocaban a uno de los nuestros… nos tocan a todos” en un claro gesto de solidaridad para con Pablo Moyano. Éste, a su vez, fue quien más claramente marcó la distancia de su espacio con la conducción de la CGT y puso en contexto político la secuencia de levantamiento de paro y el encuentro del G20, denunciando la funcionalidad de la central obrera en pos de la agenda internacional del gobierno, dominada por un encuadramiento feroz detrás de la potencia americana y en contra de los intereses de los trabajadores.

ULTIMAS NOTICIAS