Algunas actividades ya se verán afectadas el lunes al mediodía con la huelga dispuesta por el sindicalismo Combativo

MARTES, PARO TOTAL SIN TRANSPORTE, BANCOS, INDUSTRIA Y RECOLECCION DE RESIDUOS

(22 de Septiembre) Con la adhesión del Consejo Directivo de la CGT, el Frente Sindical Para el Modelo Nacional y las tres CTA, todas las áreas productivas estatales y privadas estarán paralizadas el próximo martes, aunque algunas actividades ya sufrirán desde el mediodía del lunes 24, cuando se inicien el paro de 36 horas con movilización a Plaza de Mayo, impulsado por los gremios combativos. "Los trabajadores del transporte son trabajadores como el resto, y así como no habrá actividad en garagistas, sanidad e industriales, tampoco habrá colectivos, trenes y subtes", subrayaron los triunviros cegetistas. Tampoco trabajarán los bancos, como así también los aeronáuticos, los canillitas de Omar Plaini, los docentes de Udocba, Ctera, el FEB y Suteba, los profesores universitarios y los empleados de Anses afiliados a APOPS, de Leonardo Fabbre. 

El paro promete ser total en la mayoría de las dependencias gubernamentales, provinciales y municipales, aunque varios funcionarios de la planta política de Cambiemos se organizaron con choferes oficiales para reclutar para ese martes a la mayor cantidad de administrativos posible. 

En la Justicia se adhieren la UEJN de Julio Piumato y el Sitraju de Vanesa Siley. Se espera que por la escasa actividad, la Corte Suprema luego dicte "día no hábil" el 25 de septiembre para que no corran los plazos procesales en las causas.

Sin camioneros, no habrá recolección de residuos el lunes por la noche y el martes durante el día. Tampoco circularán mercaderías por las rutas, ni los camiones de caudales. El lunes será la última recarga de cajeros automáticos.

La Asociación Gremial de los Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) limitará la circulación de los subtes. Todavía no definieron en qué horario se inicia y termina la medida. Discuten que con los subtes funcionando las marchas previstas pueden ser más masivas. 

Los trabajadores de la salud prometieron atender guardas mínimas y los empleados de comercio atarán su voluntad laboral a la suerte de trasladarse a sus lugares de trabajo. Los supermercados intentarán sostener las persianas en alto, pero sin dotación será imposible. Lo mismo los comercio de cercanía en los barrios.

Los peajes tendrá las barreras levantadas y se resentirá las tareas de los peones de taxi, de Luz y Fuerza, personal legislativo, telefónicos, atención en farmacias, obreros navales, tintoreros, curtidores, cortadores, recolectores de granos en los puertos y hasta de empleadas domésticas.

ULTIMAS NOTICIAS