El ministro Sica adelantó que convocarán a los sectores gremiales mientras se ratifica la fecha de la protesta

EL GOBIERNO BUSCA RECOMPONER RELACIONES CON CGT DESPUES DEL PARO NACIONAL

(11 de Septiembre) Si bien la fecha del paro nacional dispuesto por la CGT para el 25 de este mes es “inamovible”, el Gobierno intenta acercar a las partes para el “día después”. El gestor del acercamiento es el ministro de Producción y Trabajo, Jorge Sica, ante un devaluado Jorge Triaca que, si bien mantiene un canal de diálogo con algunos sindicalistas, perdió peso específico al no resolver ninguno de los problemas planteados. "Vamos a seguir manteniendo los canales de diálogo. En las reuniones que tenemos Triaca estamos analizando estipular encuentros con referentes de la CGT y distintas organizaciones gremiales para mantener el canal de diálogo fluido que tenemos", explicó Sica, No quedó claro dentro de la convocatoria se incluye al moyanismo, el Frente Sindical para el Modelo Nacional, las dos CTA y la Corriente Federal de Trabajadores (CFT). 

Sica  proviene de las filas del duhaldismo y es un antiguo asesor gremial. Muchos dirigentes le reconocen su trayectoria en el ámbito de la consultoría económica y el buen diálogo que mantiene con los sectores del trabajo. Incluso, organizaciones como los metalúrgicos (UOM) celebraron el primer nombramiento en Producción, en reemplazo de Francisco Cabrera, y hasta alardearon de que era "uno de los suyos" dentro del Gabinete. La prueba fueron las tres reuniones que mantuvo el ministro con dirigentes metalúrgicos en los primeros dos meses de gestión y el acuerdo firmado en Tierra del Fuego para suspender despidos de industriales por dos años.

Pero ahora, la situación es otra. Absorbida la cartera laboral de Triaca, Sica deberá convencer a la CGT de las bondades del Presupuesto 2019, de la necesidad del "ajuste", de avanzar con la reforma laboral "light" y de lo inoportuno que resultan los paros de actividades en medio de la "emergencia". 

Del otro lado, el ministro recibirá las quejas de una CGT fragmentada en mil pedazos, pero que une fuerzas para hacer escuchar sus reclamos. "Uno tiene un mandato para que el Gobierno revierta situaciones. No pueden decir que uno no da posibilidades. Tuvieron más de 20 días para empezar a dar respuestas y no las dan. Inevitablemente vamos al paro. El resultado de esta medida de fuerza va a ser contundente. No solamente por la organización de los gremios sino porque el estado de la sociedad es deprimente", remarcó el triunviro Carlos Acuña, casi al mismo tiempo que Sica anunciaba la convocatoria.

Para el Gobierno, la rebaja de jerarquía de Trabajo no es un impedimento para mantener el contacto con los gremios. "El hecho de que se haya pasado de Ministerio a Secretaría no le baja categoría a la relación; no desvirtúa todos los instrumentos y acciones que viene desarrollando el Gobierno. Seguimos pensando que se trata de una relación importante con los gremios. Ahora el Ministerio tiene una mirada más abarcadora de lo que es la cadena de valor. En el mundo ya no se separa lo que es industria, servicios, agropecuario y trabajo. Las mesas sectoriales, que es un instrumento que venimos utilizando hace dos años, nos aproximaron a esa metodología, que es mucho más potente", explicó Sica.

ULTIMAS NOTICIAS