Relanzamiento del 21F también apunta a la interna peronistas; además, reclamó a la CGT una renovación y luchar contra el ajuste

MOYANO EXHORTO A "LUCHAR EN LA CALLE" CONTRA EL GOBIERNO Y NO DESCARTA UN PARO NACIONAL

(17 de Agosto) Ante la falta de un nuevo líder, Hugo Moyano decidió revitalizar al sindicalismo rebelde y una vez más se posicionó como factor aglutinante no solo de sectores gremiales, sino también sociales y políticos. La reunión y foto con Cristina Fernández fue toda una señal a propios (CGT y Peronismo) y extraños (el presidente Mauricio Macri, Elisa Carrió, la Alianza Cambiemos y la Justicia). Si la otra jugada fue política en esta oportunidad demostró su poder de fuego, con el relanzamiento de la Multisectorial 21F. Moyano convocó a "luchar en las calles" contra la administración macrista y no descartó un paro general para el mes que viene en caso de continuar los despidos y la pérdida del poder adquisitivo de los salarios. Además, desafió a la mesa choca de la central obrera a plegarse a esas medidas "o quedarse con los oligarcas" del Ejecutivo.

La Multisectorial 21 ya acordó movilizarse al Congreso cuando se trate la Ley de Presupuesto y darle prioridad en los actos callejeros. Asimismo, apoyará y participará de los conflictos de docentes o en Astilleros Rió Santiago, por dar un par de ejemplos.

El acto realizado en el microestadio de Atlanta, fue una suerte de puntapié inicial para una serie de manifestaciones que sostendrá el núcleo de gremios disidentes que, además de Camioneros (y sus aliados), integran la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), las  CTA de Pablo Micheli y Hugo Yasky, gremios enrolados en la recuperada 62 Organizaciones Peronistas y agrupaciones sociales, políticas, estudiantiles y de la sociedad civil. Se trata del conglomerado que el 21 de febrero pasado se concentró para un acto masivo en la avenida 9 de Julio que también cerró Moyano. 

El grupo, que sigue con atención los pasos de la CGT a la espera de un -improbable- recambio de autoridades con sesgo opositor del Gobierno, acompañará el 28 de agosto un paro en la provincia de Río Negro contra la quita que había dispuesto el Ejecutivo sobre los diferenciales de las asignaciones familiares para las provincias del norte y el sur del país. A continuación, se programarán acciones en las calles, concentraciones, marchas y protestas relacionadas centralmente con la discusión parlamentaria del Presupuesto 2019, al que consideran dictado por el Fondo Monetario (FMI) así como de cualquier otra iniciativa oficial surgida al calor del acuerdo con ese organismo como la reforma laboral. 

"O se suman a la lucha o se quedan con los oligarcas que pretenden quedarse con los derechos de los trabajadores", lanzó Moyano en el cierre del acto en Atlanta en alusión a la CGT, e insistió sobre sus colegas en la central obrera mayoritaria: "Que nadie se haga el distraído para sumarse a la lucha de los trabajadores". En esa línea agregó que "algunos prefieren el perfume francés de los funcionarios de turno" mientras que otros, entre los que se incluyó, eligen "la transpiración de los trabajadores porque es olor a dignidad".

Moyano, que reiteró que el Gobierno desea verlo preso al igual que a su hijo mayor, Pablo, cuestionó en duros términos a Macri al afirmar que el ex presidente Fernando de la Rúa "era un estadista al lado suyo". También aseguró que el Ejecutivo desea encarcelarlo por haber sido el responsable de barrer con la pauta salarial de 25% que propiciaba el oficialismo en la primera parte del año, al cerrar con las cámaras del transporte de cargas un incremento del 25%.

ULTIMAS NOTICIAS