El Gobierno usa el dinero para presionar a los gremios y condicionar desde reclamos hasta el paro del 25 de la CGT

CGT AMENAZA CON IR A LA JUSTICIA PARA RECUPERAR FONDOS DE LAS OBRAS SOCIALES

(16 de Junio) La decisión de la conducción de la CGT  de ponerle fecha al paro nacional, el Gobierno lanzó –a través de los medios oficialistas- la idea de frenar la devolución de $2.700 millones a las obras sociales sindicales, un dinero que serviría para sanear las arcas de las estructuras de salud. Mientras el ministro de Trabajo Jorge Triaca insiste en que las relaciones con gran parte del sindicalismo están intactas, la Casa Rosada despliega un plan con distintas variantes: Congelar el flujo de fondos a las obras sociales o bien hacer un reparto selectivo con los sindicatos más dialoguistas. En todo caso, se trata retacear el dinero que pertenece a los trabajadores y no a las arcas del Estado. En tanto, desde los sindicatos sostienen que esta idea creen es poner “en riesgo” todo el sistema de prestación de salud. La CGT, en tanto, amenazó con acciones judiciales si no se les reitegran los fondos.

Estos fondos provienen del aporte de los afiliados que recauda el Estado y distribuye entre las obras sociales como reintegros por tratamientos de alta complejidad.

Según trascendió, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, había prometido a Juan Carlos Schmid, uno de los triunviros del a CGT, que le iban a “encontrar la vuelta” para devolver esos fondos. La charla se dio en la reunión mantenida la semana pasada, donde también estuvo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

“Esto tiene que quedar bien claro: la plata es de las obras sociales, no del Gobierno. Si no la liberan, vamos a hacer presentaciones judiciales”, señaló Schmid, quien afirma que el Gobierno usa esos fondos como promesa para mantener cautiva a la CGT.

Si bien se esperaba un decreto para pagar la deuda con las obras sociales, la central esperaba otras dos exigencias de las cinco que había planteado la semana pasada: un pacto para frenar los despidos y la eximición de Ganancias en el medio aguinaldo.

De esto último, el senador peronista Miguel Angel Pichetto –que mantiene el diálogo con los sindicatos– presentó un proyecto el martes sobre este pedido cegetista. Pero el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, no ofreció un plan para evitar más despidos tras el pedido de ajuste del FMI.

Por otro lado, el propio Mauricio Macri le había prometido a la central la devolución en “cuotas” de $29.000 millones de pesos: $2.700 millones para los tratamientos de alta complejidad, $8.000 millones para una cobertura universal de salud, $14.000 millones para compra de bonos del Tesoro (sus rendimientos se usarían para financiar el pago de prestaciones) y $4.000 millones para infraestructura.

ULTIMAS NOTICIAS