Realizaban un acampe en inmediaciones de la planta en defensa de los puestos de trabajo; dos heridos

VIOLENTA REPRESION DE GENDARMERIA A TRABAJADORES DE CRESTA ROJA

(16 de Mayo) Una violenta represión de parte de efectivos de Gendarmería sufrieron los trabajadores de la avícola Cresta Roja de la planta de Tristán Suárez en la mañana de este miércoles cuando instalaron un "acampe" en las inmediaciones del edificio en defensa de los puestos de trabajo. "La empresa Wade S.A. decidió arrancar la faena con 200 personas quedando 900 afuera, y a las 5 y media (de la madrugada) se presentó Gendarmería con camiones hidrantes y empezaron a reprimir sin que hiciéramos nada, sólo una olla popular como todas las noches", relató el operarioJosé Luis Leiva. Tras el fallido salvataje del Gobierno nacional y bonaerense, los empleados de la avícola se encuentran desde hace años en conflicto por la amenaza de cierre y la reducción de puestos de trabajo.

Por este motivo, desde hace varias semanas bloquean la planta ubicada en el partido de Ezeiza. Al inicio de las gestiones de Cambiemos, Mauricio Macri y María Eugenia Vidal anunciaron la reactivación de las operaciones de Cresta Roja, que finalmente naufragó por malos manejos empresariales y acumulación de deudas y cheques sin fondos. 

En el operativo, los trabajadores fueron dispersados hasta la ruta 205 y las vías del ferrocarril, donde volvieron a intentar reagruparse para efectuar un corte de ruta para denunciar la situación, según contaron. El corte se realiza a 200 metros de la planta, que está custodiada por efectivos de Gendarmería y Policía bonaerense.

La violenta represión dejó dos empleados heridos, uno en la cabeza y el otro en el brazo, con impactos de bala de goma. Leiva confirmó también la detención de dos personas, que hasta el momento no fueron identificadas por las autoridades. "Vidal nos dijo que nos iban a cuidar y manda a reprimirnos", planteó el operario tras asegurar que "en 2015 trabajaban en faena alrededor de 3.000 personas y con el plan operativo de la empresa sólo trabajaban hasta ayer 1.300 personas". 

Otro de los operarios, de nombre Darío, denunció a Víctor Catalano como el directivo que "se acercó a la reja y se nos reía en la cara, llamándonos "quilomberos" y un montón de bajezas más". Y remarcó: "Con prepotencia mandan a este grupo de choque para que nos saquen sin importar la gente que se queda en la calle".

ULTIMAS NOTICIAS