Señaló que la renuncia de funcionarios cercanos a la CGT podría frenar una huelga de la central obrera (?)

PINEDO ADMITIO QUE MACRI BUSCA ALINEAR A LOS SINDICATOS COMBATIVOS

(25 de Agosto) Lo veníamos anticipando pero el Plan Venganza del Presidente Mauricio Macri contra los sindicatos combativos es un hecho concreto. Tan es así que el propio presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, admitió que los relevamientos de funcionarios con buen diálogo con la central obrera fue un mensaje de presión para los gremialistas que, “a lo mejor”, lleva a frenar el paro general que podría determinarse en el Comité Central Confederal que realizarán el 25 de septiembre. “A lo mejor todos los sectores perciben que lo que hay que hacer en lugar de hacer marchas y paros es sentarse a una mesa a ver cómo se genera más empleo”, disparó el senador oficialista, consultado por el efecto de los despidos de Ezequiel Sabor y Luis Scervino de la Vicejefatura del Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de Servicios de Salud, respectivamente.

Curiosamente, justificó la decisión de Macri de echar a ambos funcionarios y negó que con esta medida haya querido disciplinar a los dirigentes sindicales, aunque la realidad sea esa lectura, sobre todo si se admite que la medida fue después de la marcha de CGT.

Además el dirigente PRO lanzó una curiosa apreciación sobre la salida de los funcionarios ligados al movimiento obrero al asegurar que “no” denota una postura “inflexible” del Gobierno, sino que “a lo mejor colabora al diálogo” con los dirigentes sindicales.

“A lo mejor sí colabora al diálogo”, dijo, y calificó al simbólico gesto del macrismo contra el movimiento obrero como “una oportunidad”. Según él, después de la marcha en la Plaza de Mayo, el Gobierno dejó “en claro su posición”:

“Somos dialoguistas pero queremos transformar la Argentina”, subrayó Pinedo dijo que “el Gobierno le proponía al sector sindical una mesa para resolver los temas en vez de generar marchas altisonantes que tienen más que nada un color político”.

“Todo lo que se oponga a generar trabajo, tiene su tiempo. Te podés oponer, podés ir a un paro, una marcha… pero esa no es la agenda del Gobierno. El que esté en la misma agenda, buenísimo, y el que no esté en la misma agenda, que siga con su propia agenda”, advirtió.

ULTIMAS NOTICIAS