Criticaron la decisión de Macri de separar a dos funcinarios con buena relación con los gremios; "no nos van a presionar con la plata de las obras sociales", señalaron

PARA LA CGT, EL GOBIERNO NO QUIERE DIALOGAR Y BUSCA DISIPLICAR A LOS SINDICATOS

(24 de Agosto) Si bien algunos dirigentes gremiales trataron de poner paños fríos al enfrentamiento con el Gobierno, la decisión del presidente Mauricio Macri de remover a dos funcionarios con buen diálogo con el sector gremial, fue leída como una nueva provocación en el seno de la CGT. Al respecto, el secretario de Prensa de la central obrera, Jorge Sola, cuestionó la medida del jefe de Estado. Para el dirigente sindical, las salidas de Ezequiel Sabor, viceministro de Trabajo, y Luis Scervino, superintendente de Servicios de Salud, son de "manual" político. "Es mostrar una manera de sentirse favorecidos y decir "con ustedes (la CGT) no hablo más"", aseguró Sola. Otro vocero gremial apuntó: “Están agrandados… siguen creyendo que la mayoría de la sociedad los apoya y apenas les da para ganar porque el peronismo está dividido… pero la verdad se vio en la movilización y eso pone nervioso al gobierno.

Sola dijo que el gobierno "cree que poniendo a alguien con menos diálogo con nosotros nos va a disciplinar, pero no va a suceder porque la plata que ellos dicen que nos van a retacear es el dinero de las obras sociales".

"Pero que el presidente no se olvide que estas obras sociales a las que él quiere disciplinar, y las sindicatos, son los que le han aportado 8mil millones para que ponga en marcha el Plan Nacional de Salud. Debe recordarlo", agregó.

Sobre la manifestación en Plaza de Mayo, el vocero de Prensa de la CGT y titular del Sindicato del Seguro afirmó que "tenemos que establecer un plan de lucha", y admitió que "quizás la salida más fácil es un paro pero no es la mejor de las herramientas para mostrarle al gobierno que estamos en desacuerdo con las políticas que lleva adelante, porque se agota en sí mismo el paro".

"Mientras funciona como herramienta de presión de que va a suceder tiene más fortaleza que el día que sucede, el día después aún más. Hay que establecer un plan de lucha para el que el gobierno se avenga a dialogar sobre cuestiones que creemos importantes, y si ahí no funciona iremos a un paro", añadió.

Sola recordó que hace dos años comenzaron a transitar un "camino de unidad del movimiento obrero" y aclaró que "no se hace de un día para el otro. El trabajo es arduo y lo seguimos haciendo. Todos tenemos diferentes visiones". Por último, apuntó: "Durante dos días, hubo un par de diarios, y sobre todo Clarín y La Nación, que se ocuparon de decir que no iban a marchar los gremios de "Los Gordos" y marcharon. Gran mentira que quedó al descubierto".

ULTIMAS NOTICIAS